Telescopio extremadamente pequeño detecta planeta tan caliente como el Sol

Lun, 19 Jun 2017
Situado a 650 millones de años luz, ‘KELT-9B’ es hoy el gigante gaseoso más caliente detectado en la historia de la astronomía
Este infierno extrasolar desafía paradigmas científicos
  • KELT-9B
  • Telescopio KELT.
Por: 
Dr. Alfredo Sandoval Villalbazo, coordinador del Programa de Servicio Departamental de Física del Departamento de Física y Matemáticas de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México. Investigador Nacional Nivel II (SNI).

En el clásico libro de Olaf Stapledon Starmaker (Hacedor de estrellas, en español), se describen ardientes tentáculos emanados de poderosas estrellas; estos tentáculos eran capaces de calcinar la superficie de varios planetas, destruyendo toda posibilidad de vida en ellos.1  80 años después de la primera publicación de esta propuesta literaria, un grupo de astrónomos ha descubierto algo muy semejante en un sistema situado a 650 millones de años luz de la Tierra, en la constelación del Cisne.2

La estrella KELT-9  tiene una temperatura superficial de aproximadamente diez mil grados centígrados y emite una intensa radiación ultravioleta sobre la superficie de planeta KELT-9B. Esta radiación convierte a la atmósfera del planeta en un escenario dantesco, elevando su temperatura a más de cuatro mil grados centígrados, lo que corresponde a una temperatura semejante a la que existe en la superficie de nuestro Sol. 

A esta temperatura, los enlaces químicos entre átomos son imposibles, por lo que ni siquiera la química molecular más elemental puede presentarse en la atmósfera planetaria. En contraste, la atmósfera de Venus apenas alcanza los 400 grados centígrados, aproximadamente una décima parte de lo descubierto en Kelt-9b.

En la astronomía del siglo XX predominaba la idea de que los gigantes gaseosos necesariamente serían fríos y se encontrarían en órbitas muy lejanas a sus respectivas estrellas. La creencia de que todos los sistemas planetarios deben ser semejantes al nuestro es un remanente del geocentrismo que aún prevalece en nuestro inconsciente colectivo. 

El planeta KELT-9B ha roto definitivamente con este modelo de manera contundente, puesto que es un gigante gaseoso que tiene aproximadamente el doble de la masa de Júpiter y se encuentra situado a menor distancia de su estrella que la que correspondiente a Mercurio y nuestro Sol.
La observación de KELT-9B  también rompe con la imagen mercadotécnica que sugiere como indispensables a telescopios de enorme tamaño (y costos multimillonarios) para poder realizar descubrimientos astronómicos de alta relevancia científica. 

KELT corresponde por sus siglas en inglés al término ‘telescopio extremadamente pequeño de miles de grados de temperatura’ (Kilodegree Extremely Little Telescope). Este tipo de telescopios es capaz de captar planetas gigantes que atraviesan la línea de visión entre una estrella y la Tierra.3 

Los grandes telescopios terrestres son miles de veces más costosos que los telescopios KELT. Si se toma en cuenta que el descubrimiento inicial del sistema TRAPPIST-1 también fue realizado con telescopios relativamente pequeños, resulta plausible afirmar que la astronomía observacional de alto impacto ya no es patrimonio exclusivo de agencias multimillonarias.4

El siglo XXI se ha caracterizado por avances impresionantes en las ciencias planetarias. Los descubrimientos relativos a KELT-9B invitan a continuar el estudio del cielo  y a hermanar a la ciencia formal con la imaginación pura.  

Mundos que parecían ser simples sueños de autores como Olaf Stapledon, Arthur C. Clarke, Ray Bradbury o Isaac Asimov comienzan a materializarse. Hoy más que nunca, la astronomía está dando pasos definitivos para reafirmar su camino hacia la trascendencia y para renovar su relación con la sociedad.

Referencias:

1 Traducción del libro original de 1937: Hacedor de estrellas,  Stapledon, Olaf;  Borges, Jorge Luis (nota preliminar);  Editorial  Minotauro, Buenos Aires (1976). 

2 Gaudi, B. Scott; et al.  A giant planet undergoing extreme-ultraviolet irradiation by its hot massive-star host. Nature Letter (June 2017). https://www.nature.com/nature/journal/vaop/ncurrent/full/nature22392.html 

4 The Kilodegree Extremely Little Telescope (KELT): A Small Robotic Telescope for Large-Area Synoptic Surveys, Publications of the Astronomical Society of the Pacific, 119: 923–935, 2007. http://keltsouth.pbworks.com/f/KELT_Instrumentation.pdf 

4 A. Sandoval-Villalbazo, TRAPPIST-1: un sistema solar con planetas habitables, Prensa ibero, 27 de febrero de 2017. http://ibero.mx/prensa/trappist-1-un-sistema-solar-con-planetas-habitabl...

prl/ICM


COMPARTIR: