#ENLAIBERO El medio ambiente podría rescatar al Tíbet: Lobsang Sangay

Mié, 13 Sep 2017
Agua, bosques, recursos naturales son los tesoros más preciados del Tíbet
El 98% de los monasterios tibetanos fueron destruidos
Ahora en el Tíbet se habla chino, no hay monjes, ni monasterios para practicar la religión
  • El Dr. Lobsang Sangay, primer ministro del Gobierno Tibetano en el exilio (Valentina González/IBERO).
  • El Dr. Lobsang y autoridades universitarias acudieron al 'Jardín de los lobos' (Valentina González/IBERO).
  • Visitaron la Casa de Meditación de la IBERO (Valentina González/IBERO).
  • Al final de las actividades, la IBERO ofreció una comida en honor al primer ministro (Valentina González/IBERO).
  • La visita de Sangay fue organizada por la Vicerrectoría Académica (Valentina González/IBERO).

Uno de los tesoros más preciados que tiene el Tíbet son sus recursos naturales -como el agua y sus bosques-, mismos que podrían jugar un papel importante para rescatar esta región considerada el centro del budismo en el mundo, así lo manifestó el Dr. Lobsang Sangay, primer ministro del Gobierno Tibetano en el exilio, durante una plática organizada por la Vicerrectoría Académica de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.  

En su primera visita a Latinoamérica, Lobsang Sangay realizó una pequeña gira de actividades por México, que incluyó una charla con estudiantes y académicos de la IBERO sobre la situación que actualmente vive el Tíbet y cómo el medio ambiente puede influir en el rescate de la región.

En su intervención, el primer ministro señaló que el Tíbet es conocido como el refrigerador del mundo por sus cientos de montañas frías. “Es el techo del mundo. La diferencia con otras montañas es que cuando el hielo se derrite se convierte en agua fresca para los 10 millones de ríos que fluyen desde el Tibet”, señaló Sangay.

Explicó que los ríos son vitales para las personas que viven en los alrededores o en países vecinos, pues proveen de agua a 1.5 mil millones de personas. Pero con la creciente urbanización y el cambio climático, el nivel del agua sube y se está convirtiendo en una zona frágil.   

Sangay señaló que en los últimos 100 años alrededor de 50% de los glaciares del Tíbet han desaparecido a causa de la urbanización. Y se prevé el derretimiento de 4 mil 600 glaciares más. Ante esta situación, Sangay se preguntó sobre el destino que tendrán 1.5 mil millones de personas que dependen del agua de los ríos que se abastecen de los glaciares. En ese sentido, destacó que científicos piden declarar este lugar como un parque nacional porque el agua es vital para mucha gente.

Asimismo, destacó la riqueza del Tíbet en recursos naturales, pues cuenta con 2.5 mil millones de kilómetros cuadrados de tierra. De hecho, si fuera un país independiente sería el más grande del mundo. Al respecto, señaló que China representa dos tercios del Tíbet.

“La tierra de los pandas es el Tíbet y sus villas. El agua, los bosques y los recursos naturales son sus tesoros más preciados, así que la extracción de estos recursos y la mezcla de otros hace que la temperatura ascienda, que haya más lluvia y la caída de nieve sea más rápida y derive en inundaciones”, dijo Sangay.

En ese sentido, pidió no culpar al Tíbet si en México hay mucha agua, sino al calentamiento generado por el ser humano. “Científicos de Canadá han dicho que cualquier zona, cálida o fría en Canadá es afectada por el Tibet”.

Destacó que China tiene 12% del agua a nivel mundial. Sin embargo, 400 millones de chinos ya sufren de escasez de agua. “Convenientemente, China no ha firmado tratados internacionales para compartir su agua. Ustedes vieron la crisis en Medio Oriente, el Tíbet es la fuente del agua fresca. Es relevante para todos nosotros. El medio ambiente es muy importante para rescatar el Tíbet. La cultura tibetana y el país es importante para el resto del mundo”, agregó.

Desparece idioma tibetano  

El Dr. Lobsang Sangay, primer ministro del Gobierno Tibetano en el exilio, denunció que cada vez menos personas en el Tíbet hablan su lengua materna. Los instructores de escuelas secundarias y preparatorias son chinos. El budismo, la astrología y las matemáticas están en chino.

“El 98% de los monasterios tibetanos fueron destruidos. El 99.9% de monjes y monjas fueron interrumpidos de su misión y aproximadamente 1 millón de tibetanos murieron después de la invasión de China. Ahora se habla chino, no hay monjes, ni monasterios para practicar la religión”, explicó.

Sin embargo, el budismo ha vuelto al Tíbet gracias a que la gente lo practica en espacios privados. Pero el gobierno chino planea destruir a los maestros budistas, es decir, casas y monasterios para la urbanización. “El nuevo proyecto es destruir la casa de 6 mil monjes. El budismo casi pierde su lugar en el mundo, pero el Tibet lo conserva. Lo preservaron en el exilio. Ésta es la realidad”, destacó.

Valentina González/ICM


COMPARTIR: